viernes, 25 de noviembre de 2011

EMBALSE DE ALMUDEVAR

Esta coordinadora recuerda que el pantano de Almudévar de 169 hm3 es una alternativa al pantano de Biscarrués de 35 hm3 si se hace uno no se hace el otro. El mensaje de Almudévar más Biscarrués es inaceptable. No puede ser el uno y el otro. Demuestran que son insaciables.
Es una tomadura de pelo, en tiempos de crisis, gastar tantos millones de euros, primero en Almudévar y luego en Biscarrués con el que se destruyen puestos de trabajo, el presente y el futuro de la Hoya. Si los regantes necesitan agua y el agua se les garantiza con Almudévar no tiene sentido continuar pidiendo Biscarrués.
Ya es muy generosa la sociedad que acepta pagar los 188.597.771,03 euros, presupuestados en principio y que pueden duplicarse como otras obras públicas, por el embalse de Almudévar y encima pedir otro más.
Se necesita trasparencia tanto interna como externa en la gestión de Riegos del Altoaragón para explicarle a la sociedad porque tenemos que pagar entre todos una nueva obra de188.597.771,03 euros para su beneficio.
Nos preguntamos por qué los intereses de los regantes están por encima de otras necesidades más básicas que están sufriendo recortes como la educación y la sanidad.
El proyecto de Biscarrués no es necesario para que pueda llenarse Almudévar, ya que este nuevo pantano se situaría aguas abajo del Embalse de La Sotonera llenándose por el mismo Canal de Monegros.
Recordamos que este canal nace en la Presa de Biscarrués-Ardisa, lo que supone que Biscarrués ya tiene en su término municipal un pantano que inundó sus tierras.
Nos alegramos de que por fin acepten la solución Almudévar, porque supone guardar el agua donde se van a beneficiar. Pedir que otro guarde tus beneficios es injusto y antidemocrático. Los vecinos de la Hoya de Huesca no son vasallos de los Monegros. Todos deberíamos ser iguales en democracia.
De esta forma se obtiene agua sin conflictos y sin avasallar a otros territorios.
Cuestionamos que Riegos del Altoaragón necesite más agua almacenada para su uso. Mediante la modernización, retirada de hectáreas salinizadas y otras propuestas de ahorro dentro del sistema pueden llegar a conseguir más agua mejorando su gestión evitando que el dinero de todos los españoles vaya a pagar su mala gestión, en tiempos de apretarse el cinturón no es un gasto prioritario pues la supervivencia del regadío no está en peligro.
Tanto Almudévar como Biscarrués pueden convertirse en obras inútiles como aeropuertos innecesarios de gran despilfarro.